web analytics

Chica guapa natural con la piel cuidada

  • Bebe agua: aunque, realmente, el agua que bebes no rehidrata la piel, hará que el sistema circulatorio funcione de una forma óptima, lo que hará que tu piel sea mejor. Trata de beber unos ocho vasos de agua al día.
  • Come fruta: la fruta contiene antioxidantes que ayudan a luchar contras los radicales libres que el organismo genera en respuesta a, por ejemplo, el estrés y la contaminación. Los radicales libres causan que la piel tenga aspecto de cansada y los antioxidantes ayudarán a combatir esto.
  • Añade grasas a tu dieta: una dieta demasiado baja en grasas, hace que la piel se seque y pique. Come alimentos con grasas insaturadas, como, por ejemplo, aceite de oliva o pescado.
  • Evita la cafeína: la cafeína es diurética, lo que hará que orines demasiado y tu cuerpo se deshidrate, lo cual hace perder elasticidad a la piel.
  • Aumenta la ingesta de beta-caroteno: los beta-carotenos protegen a la piel del sol. Añade zanahorias o naranjas en tu dieta.
  • Pon selenio en tu dieta: este mineral ayuda a que la piel tenga mayor elasticidad y protege de la luz solar. Puedes encontrar selenio en los cereales, huevos, ajos…
  • Combate las arrugas con vitamina E: la vitamina E reduce las arrugas poco profundas y mejora la textura de piel. Consume unos 400 mg al día.
  • No tomes alcohol: el alcohol casa que se dilaten los vasos sanguíneos, llevando más sangre a la piel. Esto hará que, con el paso del tiempo, la piel se enrojezca y pierda calidad. Además el alcohol te deshidrata.
  • No ingieras más calorías de las que necesitas: en función de tu peso y actividad necesitarás una determinada cantidad de calorías. Si consumes más de las que debes ganarás peso y la piel tendrá que estirarse.
  • Toma vitamina C: toma dos o tres piezas de fruta al día, para conseguir la cantidad de vitamina C suficiente para proteger la piel del sol y de los radicales libres.

Image: FreeDigitalPhotos.net